El cártel de los fabricantes de camiones: Aspectos legales, normativa europea, antecedentes de hecho y actualidad.

Hoy les traemos una entrada de fervorosa actualidad y notable interés. Puede que ya hayan leído algo sobre el tema en los medios de prensa. Se trata del cártel de fabricantes de camiones que ha afectado a numerosas empresas y transportistas en la provincia de Tarragona.  

Éste se remonta a finales de los años 90 y se alarga hasta 2011. Se trata de grandes empresas fabricantes de camiones que establecieron un cártel, relativo a los precios de venta de los vehículos y, desde hace ya un tiempo, y ahora en mayor cantidad están siendo demandadas ante los Juzgados de lo Mercantil de las diferentes provincias que integran el territorio estatal.

Resolvamos el tema pues planteándonos diferentes cuestiones:

La primera de todas… ¿Qué es un cártel?

Para los legos en la materia, explicaremos el concepto mediante definición de la Comisión Nacional de Competencia, que define un cártel como:

La actividad que consista en coordinar el comportamiento de una empresa en el mercado o influir en los parámetros de competencia a través de conductas tales como la fijación, directa o indirecta, de precios, de otras condiciones comerciales o de servicio, de cuotas de producción o de ventas, los intercambios de información sobre precios a aplicar o cantidades proyectadas; el reparto de mercados, incluidas las pujas fraudulentas, la restricción de las importaciones o las exportaciones o los boicots colectivos, todas ellas comprendidas en el concepto de cártel.

¿Está prohibido crear un cártel?

 Los cárteles en esencia están definidos por la Comisión Europea como prácticas anticompetitivas y están prohibidas según la base jurídica del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) en sus artículos 101 a 109, así como por el Reglamento 139/2004 sobre Concentraciones (CE).

Recomendamos la lectura de estos preceptos legales, si se quiere obtener una información más acurada sobre el tema, y que en grandes rasgos prohíbe:

  • Fijar directa o indirectamente los precios de compra o de venta
  • Limitar o controlar la producción, el mercado, el desarrollo técnico o las inversiones
  • Repartirse los mercados o las fuentes de abastecimiento
  • Aplicar a terceros contratantes condiciones desiguales para prestaciones equivalentes, que ocasionen a éstos una desventaja competitiva

 ¿Qué objetivos se buscan a la hora de prohibir los cárteles?

 La Comisión Europea es meridianamente clara en sus motivos para la prohibición de dichas prácticas y es que alega que en lugar de competir entre si (las empresas de un mismo sector) se:

  • Reducirían sus incentivos para proporcionar productos y servicios nuevos o a precios más competitivos.
  • Los clientes terminarían pagando más por menos calidad.
  • El principio de libre competencia en el mercado resultaría afectado negativamente y en contra del consumidor.

Bien, ahora que sabemos lo que es un cártel y su alcance con mayor profundidad, pasemos al caso en cuestión.

Más de 150 demandas en el Juzgado de lo Mercantil de Tarragona para pedir indemnizaciones respecto a la compra de camiones, ¿a qué se debe?

 Desde el pasado mes de febrero el Juzgado de lo Mercantil de Tarragona está recibiendo un aluvión de demandas sobre ello. Debido a que los transportistas buscan indemnizaciones por la compra de camiones a precios hinchados en hasta un 10-15% por el cártel en el sector de la automoción de transporte. Se estima que hay más de un millar de camiones afectados.

Pero ¿qué antecedentes existen?

El asunto se remonta a una gran trama de fabricantes entre las cuales se encuentran marcas de reconocido prestigio tales como Renault-Volvo, Iveco, Scania, MAN, Daimler-Mercedes y DAF. Su periodo de actividad consta desde 1997 hasta 2011.

En 2016 la trama fue multada por la Comisión Europea por valor 3.800 millones de euros, resolviendo que habían pactado precios de venta. Pusieron trabas a la inserción de los nuevos mecanismos en materia de emisiones y repercutieron en los adquirentes los importes por los mecanismos. En definitiva, habían establecido un cártel. Abriendo así, la vía para que los perjudicados pudieran presentar demanda. Existiendo una gran cantidad de empresarios que adquirieron los vehículos bajo estas condiciones contrarias a la competencia.

¿Qué les espera ahora a los empresarios, transportistas… que adquirieron un vehículo de alguna de estas marcas durante el periodo en que operaba el cártel?

 A los afectados interesados en reclamar, les espera una dura batalla judicial. Pues la jurisprudencia todavía no está unificada y se esperan recursos ante el Tribunal Supremo dada su trascendencia.  

Por lo que ya sabe, si es usted es uno de los afectados, o conoce a alguno, ponga el caso en manos de profesionales.

Corredactor alumno Master Abogacía Universidad Rovira i Virgili

Marc Tuset Martorell

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.